Faro San Antonio


 

Reseña histórica


 

El Faro San Antonio fue puesto en servicio el 1 de enero de 1892. Su construcción comenzó en París en el año 1890, a cargo de la firma "Barbier y Cía", empresa que se dedicaba al diseño, fabricación y emplazamiento de faros en todo el mundo. Fue trasladado desarmado en barco a nuestro país y transportado luego en carretones tirados por bueyes, procediendo luego a su armado e instalación.

Su estructura consta de una columna central de hierro de 63 metros de altura y un diámetro de 1,80 metros, sostenida por un trípode de metal apoyado sobre una base de hormigón armado. En su interior se encuentra una escalera caracol de 298 escalones.

Los faros se distinguen uno de otro por su forma y color durante el día y por su haz de luz durante la noche. El faro San Antonio cuenta con 6 franjas blancas y 6 franjas negras. Su haz de luz es de 17 segundos, con 15.4 segundos de eclipse y 1.6 segundosde luminosidad. Su sistema de iluminación se alimentó a querosén hasta el año 1926. Luego se utilizó gas acetileno hasta el año 1970 y de allí, hasta la actualidad, funciona con sistema eléctrico. Las lentes esféricas que forman parte del sistema de iluminación fueron creadas por el francés Fresnel, las cuales permiten que la luz, al atravesar los vidrios, mejore su calidad y multiplique su intensidad.

Monumento Histórico Nacional


 

De acuerdo a la Ley 12.665, y a través de la Creación del Sistema de Faros Centenarios mediante Ley N° 26.650, aquellos con más de cien años de servicio son declarados Monumentos Históricos Nacionales.
La Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos, creada a través de la citada Ley, realiza la clasificación y formula la lista de monumentos históricos del país.

Emblema Azul


 

El faro San Antonio cuenta, desde el 12 de enero de 2015, con la señalización del denominado “Emblema Azul”. Tras la Segunda Guerra Mundial, la UNESCO aprobó la Convención de la Haya (1954) para la protección de los bienes culturales en caso de conflicto armado. Este tratado es el primero dedicado a la protección del patrimonio cultural en situación de guerra, y recalca el concepto de patrimonio común a la humanidad. El Escudo Azul es el símbolo utilizado para identificar los sitios culturales protegidos por esta Convención.

Visita Guiada “Epopeya de un Faro Centenario”


 

En 10 minutos nuestro guía le resumirá más de 120 años de historia de este emblemático Faro describiendo distintos sucesos que han ocurrido a lo largo de su existencia.